Este miércoles 31 de julio llega a la Sala Camacuá una obra de vuelo internacional, surgida en Argentina hace cinco años mediante Proyecto VibrA y su director Pablo Robles. Se llama El Viaje de la Kundalini y ha sido catalogada como «una bomba de amor a la ciudad».

Este viaje promueve la ampliación de la conciencia, a través de estímulos sensoriales y energéticos. Dejando de lado la vista (a los espectadores se les coloca un antifaz), se utilizan sonidos, músicas y aromas para recorrer los chakras de cada uno.

Una banda tocando en vivo ambienta la sala, terapeutas trabajan en el escenario, frecuencias Solfeggio suenan. Un verdadero viaje espiritual por nuestro interior, que llega a Uruguay tras brillar en la vecina orilla y en España.

Entradas a la venta en Tickantel.